?

Log in

Previous Entry | Next Entry

Ha pasado ya demasiado tiempo desde mi última entrada y hay muchas cosas que, (salvo los que me siguen en twitter) probablemente no sepáis y que en cierto modo explican mi larga ausencia del LJ. Y como dice el alcalde de la película Bienvenido Míster Marshall,  "¡Os debo una explicación, y esa explicación os la voy a pagar!"

La explicación corta es: me quedé sin trabajo un mes después de mi última entrada y he estado buscando en vano desde entonces.

La explicación larga es como sigue:



A principios de diciembre, el jefe me dijo que me iban a tener un mes más contratada, pero que eso sería todo a menos que la situación cambiara. El problema era esencialmente económico (no habían conseguido hacer tanta caja como era habitual, especialmente en los últimos dos meses, donde se había notado la falta de clientela), pero también había habido ciertos incidentes que aunque aislados en sí mismos no tenían importancia, en conjunto daban mala impresión de mi trabajo: un día, no pude sacar sangre a un perro y la dueña se impacientó y se cabreó (y yo me cabreé con ella por ello, aunque le puse buena cara); otro día, se me olvidó llevarle una cosa a un cliente; otro día, cortando una uña a uno de esos yorkies histéricos de dueña aún más histérica y pijotera, corté de más y empezó a sangrar... Me citó cinco incidentes en total repartidos en esos meses que como digo, no eran nada comparado con las decenas de clientes satisfechos que había atendido, incluyendo varios de los habituales, pero de esos nadie habla nunca y de los primeros en cambio sí. Además, ellos veían que intentaba actuar de modo "excesivamente independiente"... es decir, que aunque de vez en cuando lo hacía, no consultaba a compañeros con tanta frecuencia como les gustaría. Eso último me chocó bastante, porque ¿acaso no es el fin último de alguien que esencialmente trabaja sola en dos consultorios aislados, ir poco a poco resolviendo los casos por mí misma? El caso es que, aunque le caía bien a todo el mundo y ninguno de mis compañeros tenía quejas desde el punto de vista personal ni había matado o empeorado la salud de ningún paciente con mi actuación, mi modo de trabajar con coincidía del todo con la dinámica del grupo. De modo que entre eso y las pérdidas económicas de los últimos dos meses, se estaban planteando prescindir de mis servicios al mes siguiente si las cosas no mejoraban mucho.

Total, que un mes después, me dijeron que sintiéndolo mucho, no podían renovarme el contrato. Sí, mi modo de actuar había mejorado, y todos los compañeros coincidían en que se notaba que me había esforzado por adaptarme a esa dinámica de grupo en la que me dijeron que fallaba. ¿Entonces, porqué no me dieron al menos un mes más de oportunidad para seguir mejorando? Al parecer el jefe había intentado defenderme en la junta de dirección (cosa que en el fondo agradezco, ya que significa que al menos me tenía aprecio), pero los malos resultados económicos y mi baja rentabilidad había pesado bastante más que mis esfuerzos. Y así fue como el 13 de enero de 2012, mi contrato terminó. Dos semanas después, tras haber buscado en vano una oportunidad laboral en la competencia y en otras clínicas de los alrededores de Guardamar, también tuve que rescindir mi contrato de alquiler del piso. Para gran pena de la chica de la inmobiliaria, que había llegado a cogerme cariño y todo.

Y desde entonces hasta ahora, sigo en paro. A pesar de haber podido ampliar sustancialmente mi radio de búsqueda gracias al coche y a pesar de haberme pateado todas las clínicas veterinarias de la región, algunas dos veces. Lo más triste de todo es que surgieron tres oportunidades muy buenas durante ese tiempo: en la primera uno de los veterinarios de Murcia, me quiso hacer una entrevista a mí y a otras dos candidatas para sustituir en un consultorio que llevaba su mujer, embarazada de tres meses y próxima a cogerse la baja. La mujer sin embargo tenía otros planes y, sin saberlo el marido, le prometió el trabajo a una excompañera de facultad. Y de eso me enteré por el marido, justo la mañana de la entrevista, que llamó disculpándose por la actuación de su mujer. La segunda vez, llegué a una clínica justo cuando se estaban planteando meter a alguien más. El posible contrato prometía: mínimo 6 meses, ampliable si todo iba bien, de Lunes a Sábado a media jornada, más guardias localizadas un finde de cada dos, 550 al mes. El dinero era lo de menos, era un trabajo por un tiempo lo suficientemente prolongado como para poder empezar a cobrar el subsidio del paro aunque no me prolongaran. Tan sólo tenía que estar quince días de prueba, como mínimo dos días completos cada semana. Ningún problema, podía ir mañana y tarde las dos semanas si hacía falta. Al cuarto día de estar allí, me dijeron que venía una inspección y como estaba si contrato por ahora y para no buscarles problemas, que no viniera al día siguiente. Al día siguiente me dijeron lo mismo y yo empecé a olerme la tostada. La noche del segundo día me llamaron para decirme que finalmente "no era lo que ellos buscaban". El tercero y el que más me dolió, un hospital en el que me quisieron ofrecer un contrato de guardias por 700 al mes. Ni siquiera era para trabajar todos los días, sólo dos-tres noches a la semana más una de 24h a la semana. Me pidieron los papeles necesarios para contratarme desde el primer día. Todos los compañeros daban por sentado que me iban a contratar y me enseñaron todo el funcionamiento de las máquinas que se manejaban allí y del programa de gestión que manejaban. Aprendía rápido, me llevaba muy bien con los compañeros, me sentía integrada y con grandes esperanzas, no había cometido ninguna cagada en ese tiempo, de hecho me esforcé el doble por no cometer ningún fallo por mínimo que fuera... Y la segunda semana de estar allí, llama el jefe desde Madrid donde está haciendo un curso y me da la triste noticia de que ha consultado con sus asesores financieros y no hay dinero para contratarme... Por favor, dime la verdad, le digo ¿hay algo que he hecho mal, que os ha mosqueado, que no os ha gustado, he hecho algo que no debía delante de los clientes...? Todo lo contrario, no hay ninguna queja de mi actuación, incluso el gerente dijo que había aprendido el manejo del programa más rápido que otros candidatos que había tenido en otras ocasiones... pero contratarme era económicamente imposible. Mis compañeros me consolaron, por favor, no queremos que te vayas pensando mal de nosotras... no podía pensar mal de ellas, no después de lo bien que me habían tratado y eso hacía que me doliera el doble.

Eso pasó hace cosa de dos semanas. Mentiría si dijera que no toqué fondo entonces. Me hundí en mi propia miseria. Los dos primeros días no podía parar de llorar. No estuve para buscar trabajo en los cuatro días después de decirme que no me contrataban. Me estaba rindiendo. No veía ninguna esperanza en encontrar algo de veterinaria en el futuro. Aún hoy sigo pensándolo, pero intento no llorar, intento no rendirme y he vuelto a buscar trabajo ahora que en verano hay más posibilidades (o suele haberlas por esta época)



De momento estoy tomándome un paréntesis pequeño por un examen de inglés oficial para el que estoy estudiando desde hace meses. Decidí presentarme en libre para poder tener una acreditación oficial más allá del "idiomas: inglés en nivel avanzado" que pone en mi currículum. Digamos que el haber superado un examen que equivale al nivel europeo B2 (el máximo que se puede conseguir a través de la escuela de idiomas) da más credibilidad a mi palabras. Aunque a decir verdad, hasta ahora no lo he necesitado; conseguí el trabajo en Guardamar no por lo que ponía en mi curri sobre idiomas, sino porque lo demostré in situ durante mi semana de prueba. Pero nunca se sabe ¿verdad?. También me he apuntado a un gimnasio y estoy siguiendo una dieta impuesta por una nutricionista de la Arrixaca para perder el peso ganado en Guardamar, e intento ir todas las mañanas de lunes a viernes y algunos sábados si me he saltado alguna de las de la semana. Sigue gustándome el ejercicio tan poco como cuando era pequeña, pero me mantiene ocupada por las mañanas, no es incompatible con estudiar inglés (de hecho me suelo llevar el libro al gimnasio mientras hago una hora de bicicleta estática :P) y mantiene mi cabeza alejada de pensamientos más negros con respecto a mi futuro laboral...

Aparte de eso y de buscar trabajo, he tenido una época de fiebre videojueguil que sólo puedo explicar por el hecho de que siendo más pequeña no pude jugar a ninguno por imposición paterna; Ahora que tengo mi ordi y existen los emuladores, estoy recuperando el tiempo perdido xD Para empezar, me resarcí tras años de ganas enormes y jugué al Final Fantasy X en cuanto conseguí que la tarjeta de vídeo me funcionara. El siguiente paso fue meterme de lleno en la saga de Resident Evil, desde el principio de los tiempos, empezando por el... remake para Game Cube del primero. Ya se que me diréis que porqué no fui a la versión de PS1, y la respuesta es porque al parecer no funciona con mi emulador para PS1, a pesar de que el 2 y el 3 funcionan sin problemas... bueno, no, el 2 me va a trompicones (literalmente; se atasca con una frecuencia inusitada y la mayoría de las veces en medio de un evento, sin haber tenido posibilidad de salvar antes...), pero el caso es que va. De todos modos la versión de Game Cube da más miedo y mola más que su versión en original, de modo que I regret nothing ^^ El último al que estoy jugando es el Code Veronica, ya os contaré cuando lo termine qué tal. De hecho, creo que será mejor que deje un análisis más profundo de la saga para otro post aparte, porque como siempre he escrito demasiado y aún tengo que estudiar antes de ir a hacer otra entrevista, de la que no tengo muchas esperanzas pero bueno...

Para terminar quisiera pediros perdón por haceros esperar, por contaros mis penas personales y daros las gracias por seguir allí. Mentiría si dijera que contar estas cosas no me ayuda a recuperarme. Da igual que LJ haya sufrido un bajón en cuanto a posteos y usuarios, para mí siempre será un lugar al que regresar.

De nuevo surgida de entre los muertos (juas, que chiste más malo xD), se despide hasta la próxima una servidora,


AMBER

Comments